Un pase a la felicidad

By
Updated: marzo 29, 2021

 

Se asoma la tarde semi nublada en el Jockey Club Córdoba. No es una tarde más, es el regreso al juego ovalado luego de un año sin rugby que dejó el césped sin las huellas de cuerpos que caen y sudan tras el inquieto cuero. El local recibe a Urú Curé, que se vino de Río Cuarto y como anecdotario de juveniles lo hizo tarde por un desperfecto deL micro que desde el Imperio trajo varias caras nuevas y un experimentado Mateo Bustamente. En su casa deportiva Julio Deheza lo esperó también con un joven equipo para volver a vivir, por fin, un juego en Primera División luego de tanta espera.

 

Foto: Diego Vega / Seguí tu Pasión

MATEO SE PASÓ CONTANDO TODOS LOS DÍAS
“Hace unos días me puse a sacar la cuenta, en mí club pasamos un año y 17 días sin ponernos la camiseta. Increíble lo que hizo esta pandemia en todos los aspectos”, arranca Mateo en la charla pos partido que se llevó su equipo por 5 a 0. “El resultado no le importa a nadie. La felicidad de volver no tiene precio. Ojalá no se corte”, agrega.

¿Qué se saca de positivo en este tiempo de tantas limitaciones?
Lo simple. Ir a entrenar, compartir un café en el club con amigos, ver a la familia y, por supuesto, jugar. Si bien no se puede todo completo, ya que no hay vestuario ni tercer tiempo, al volver a sentir el simple olor de césped y tener un rival al frente la felicidad está de vuelta en cualquier deportista. La sensación de volver a ponerse la camiseta y los botines es placentera, ya que se valora algo tan simple luego de tanto tiempo.

Vemos nuevas generaciones que ya juegan sus primeros minutos en el plantel superior de tu club, ¿qué mensaje les querés dejar?
Que lleven los colores de club con entrega y pasión. Que sumen. Que estén tranquilos y hagan todo lo posible para mantener la mística del club en lo más alto y que disfruten cada momento. Son tiempos difíciles y hay que disfrutar cada segundo.

Mateo lleva un poco más de una década en primera. Desde la tercera línea de juego, sabe que su rol de experimentado es una vidriera para los nuevo créditos que desde el Imperio buscan volver a campeonar: “Es importante que no se pierda el hambre que tuvimos en 2019 para ser campeones y que volvamos a repetir aquella felicidad. Sólo el buen trabajo nos hará volver a sentir esa sensación. Pero ahora debemos enfocarnos en pasar estos tiempos de tantas adversidades. En lo personal debo hacerle camino a los más chicos para marcarles un rumbo, el mismo que me enseñaron mis referentes”. cerró.

JULIO Y LOS DESAFÍOS DEL JOCKEY CC
“El año pasado y el que estamos pasando, son sin dudas los tiempos más difíciles que pasó el ser humano desde que tengo conciencia. Coincido con Mateo que la felicidad de volver a jugar no tiene precio y que no importó quién ganó, que el sólo echo de volver nos llena de una sensación que extrañábamos”, comienza Deheza, que con sus tan solo 27 abriles es uno de los más experimentados en un equipo que promedia los 20 años.

¿Esta pandemia los hizo fuerte para volver más unidos?
Sin duda alguna. En este tiempo se vio un gran sentido de pertenencia ante la adversidad, justamente de no poder ir al club y no vernos las caras. Sólo esperamos que no se vuelva a la fase inicial y esto termine pronto para bien de la humanidad. Nosotros pasamos un año y 20 días sin jugar, si te ponés a pensar es mucho y si no estás bien de la cabeza, volver es muy difícil.

¿Qué sentiste hoy en el calentamiento y en la charla previa?
Algo hermoso que valoro muchísimo. Estar jugando con juveniles que hacen sus primeros minutos en primera es una responsabilidad enorme para mí y me llena de alegría. A su vez, en lo personal es un gran desafío, como lo es volver a representar los colores rojo y blanco que tanto queremos.

Hablando de desafíos, ¿cuáles son los del Jockey?
Seguir estando arriba. Tener buena competencia interna y mantener el grupo unido. Para eso hay que poner mucho desde lo mental y la pasión que no debe disminuir.

La tarde cierra el juego tras el pitazo final. Si bien no habrá tercer tiempo, los jugadores hacen el suyo en una simple ronda sin camisetas y con los pies descalzos. Julio y Mateo posan para la foto de Rugby Full y pelota en mano se unen en una frase final: “Estamos felices de volver”.

Comentarios

comentario