Los Peones de Cosquín, 10 años caminando siempre hacia adelante

By
Updated: junio 4, 2020

 

La historia de Los Peones de Cosquín tiene su génesis en el primer entrenamiento. Su aniversario recuerda aquella noche que terminó en una cena y marcó un camino que ayer cumplió sus primeros 10 añ0s. La Capital Nacional del Folklore conocía el rugby, pero en 2010 su expresión se reducía a un grupo de locos ovalados que se juntaban de tanto en tanto a tocatear en un terreno que solía recibir a los circos ambulantes. Hasta que Marcelo Denk regresó a Cosquín.

“Hace 10 años, le conté a mi hermano Pedro (en ese momento presidente del Club de Ajedrez y Social Cosquin) sobre un proyecto para formar de nuevo un club de rugby en Cosquín. Se presentó el proyecto y comenzamos a tener comunicación con las distintas instituciones y colegios. Una tarde mi hermano ynuestro amigo Fredy me cuentan que en el predio había un grupo de muchachos y un entrenador practicando rugby, me acerqué, me presentaron y me invitaron a entrenarlos. Luego de varias reuniones se planificó el primer estimulo en la sede del club, en calle Catamarca, el 03 de junio de 2010. Luego de la primera práctica se compartió una cena y se dio inicio a este hermoso proyecto, el Ajedrez Cosquín Rugby Club”, cuenta Marcelo, de vasto recorrido rugbístico en el Club Universitario.

“El primer entrenamiento estuvo genial. Muchos no conocíamos lo que era un entrenamiento bien planificado, nos divertimos muchísimo y después compartimos un muy buen tercer tiempo en el club”, recuerda Angel Caliri, uno que estuvo en aquella histórica noche y que aún continúa su vida vestido de peón. Fernando Farías también fue actor hace 10 años y hoy sigue siendo parte: “Recuerdo a varios pibes con muchas ganas de jugar rugby y otros con ganas de jugar y soñar con un club como alguna vez hubo. Hasta que decidimos tomarlo en serio y encarar un camino que sabíamos no iba ser fácil ni corto. Y bueno, aquí estamos hoy, viendo crecer a mí primer gran amor”.

Lo que sucedió tras el primer entrenamiento no escapa a las generales de la ley de los clubes del Desarrollo. Costó muchísimo cada temporada y este 2020 se presentaba con la expectativa del mejor año del club, pero un virus aún impredecible complicó todo.

“Este año comenzamos con muchas expectativas. Formamos una estructura con 11 participantes: dos entrenadores en el plantel superior, tres en juveniles y tres en infantiles, más un coordinador de infantiles; y por primera vez se formó el rugby femenino, con varias jugadoras en juveniles y en infantiles. Pero, como todos, fuimos frenados por la cuarentena y esperamos que pase lo más rápido posible, para no sólo reiniciar las actividades sino para cumplir los objetivos anuales, se mejore en todos los aspectos, no se pierdan jugadores y poder festejar el décimo aniversario de nuestra institución”, dice Denk.

El camino se forjó con mucho esfuerzo, momentos lindos y otro muy duros. “Lo más triste que vivimos fue el fallecimiento de un gran amigo y hermano de club, Germán Sabil, el Ardilla, que estuvo desde los inicios, siempre muy alegre”, cuenta Angel.

La mayor satisfacción es sentirse un peón. “Peones para mí significa mi segunda familia, la familia que elejí y elijo. Es una pasión que pocos entienden y me siento feliz de haber sido uno de los que inició todo y espero serlo por muchos años más”, se enorgullece Nano Farías, jugador, árbitro, dirigente y entrenador de forwards. “Ser peón lo es todo. La esencia del club está en su apodo: los peones siempre van para adelante y si llegás al final te podés convertir en la pieza que quieras”, señala Caliri.

Sigue Denk: “Si bien somos un club de rugby que está en plena etapa de desarrollo en todos los aspectos estos últimos años fueron muy positivos. En 2019 nuestro Plantel Superior cumplió con los objetivos planteados, estando a la altura de todos los requisitos exigidos por la Unión Cordobesa, tanto en la cantidad de jugadores fichados, primeras líneas autorizadas para jugar, cumplimos con todos los partidos programados y por primera vez en la pequeña historia de nuestro club se jugaron partidos de pretemporada, como así también se viajó de postemporada a Catamarca y se recibió la visita de un equipo de Rosario en las categorías juvenil. En el predio se terminaron los vestuarios y baños, ya con su asador y quincho, para lo que contamos con la colaboración de todo nuestro club, de comercios de la ciudad, de la familia del rugby de Cosquín, de toda la ciudadanía y en especial de nuestra Municipalidad.

En el cumpleaños no pueden faltar los deseos. Estos son los tres de Angel Caliri, que seguramente representan a toda la familia de peones:
1) Que el club siga creciendo
2) Que me permitan seguir aportando.
3) Que tenga salud para disfrutarlo al máximo.

¡Salud, Peones!

 

 

Comentarios

comentario